Previa etapa 18 Tour de Francia 2019: Embrun -Valloire

Previa etapa 18 Tour de Francia 2019: Embrun -Valloire

25 julio 2019 Desactivado Por M. Bouzas Fernández

La 18ª etapa con final en Valloire será la etapa reina de esta edición. Con posibilidades de ataques lejanos y un kilometraje de más de 200 kilómetros, puede dar la vuelta a la clasificación general. Además, el encadenado final Izoard-Galibier, ya albergó en 2011 el que quizá ha sido el último ataque lejano en el Tour de Francia hasta la fecha, protagonizado por Andy Schleck.

VISIÓN GENERAL DEL RECORRIDO

Los primeros kilómetros son similares a los de la etapa de Prat d´Albis y por lo general a lo del resto del Tour: unha cota de 3ª categoría que se corona en el kilómetro 13 y de ahí hasta las faldas del Col de Vars (kilómetro 74) un terreno llano aunque incómodo, pues siempre pica hacia arriba, superando un desnivel de 700 metros en 6 kilómetros. El primero de los 3 colosos alpinos a superar es el Col de Vars, por su vertiente menos dura, aunque exigente de todos modos y catalogado de primera categoría.

A continucación el pelotón se dirigirá al Col de Izoard, punto clave de la jornada. Sus 14 kilómetros tienen una media de poco más del 7% pero este porcentaje es cuanto menos engañoso. Sus últimos 7 kilómetros mantienen pendientes constantes del 9-10%, con rectas y zonas de poca vegetación que endurecen aún más la subida. Mención especial para el paraje desértico que se encontrarán los ciclistas a partir de la zona de Casse Deserte, que recuerda al del Mont Ventoux. A ello hay que añadir un factor hasta ahora inédito en esta edición en la ronda gala: la altitud, al superarse los 2000 metros en la cima. Hecho por el cual el Izoard otorga puntuación doble a la que ya le pertenece por su categoría.

De aquí en adelante el terreno para los ciclistas será incómodo. El descenso del Izoard es muy técnico y la zona de enlace con el Col de Galibier tiene repechos y pica hacia arriba, además de transcurrir por zona de valle. Ya iniciado el Col de Galibier, el terreno segiurá siendo incómodo, sin grandes rampas y por carretera ancha hasta el desvío del Col du Lautaret, donde el terreno empieza a endurecerse y las rampas propiciarán ataques de los favoritos.

Galibier es un puerto que se puede hacer interminable, aún por esta vertiente. En la mencionada etapa de 2011 en los últimos 4 kilómetros Contador perdió un minuto con el grupo de favoritos. La altitud volverá a ser un factor determinante al igual que en el Izoard. Coronado el Galibier, un técnico -sobre todo en su primera parte- descenso espera a los ciclistas en su camino a Valloire. El viento suele ser un factor clave ya que en el valle de Briançon o sopla a favor o en contra, si bien se espera que aunque pueda ser fronto-lateral, su intensidad no debería ser un problema.

ANTECEDENTES Y DATOS

En último final en Valloire data nada más y nada menos que de 1972, en una etapa corta con salida en Briançon que formaba parte de un doble sector. En aquella ocasión se subía tan solo el Galibier, teniendo la etapa un kilometraje de 51 kilómetros. Sin embargo el final de etapa de características similares más recientes fue el mencionado de 2011, donde Andy Schleck puso patas arriba el Tour de Francia con un ataque en Izoard que triunfó, pues llegó a la meta del Col du Galibier con 2 minutos sobre el grupo de favoritos. Además de la etapa de alta montaña más larga, se trata también de la etapa con más desnivel positivo de toda la ronda gala, con más de 5000m. En cuanto a la altitud, vuelve a ser la etapa más destacada de todo el Tour, con unos 15 kilómetros de ascensión donde se superan los 2000m de altitud

LOS FAVORITOS

Con la clasificación general tan apretada los hombre que siguen a Julian Alaphillippe deberán valorar donde hacer daño al líder de la carrera. Exceptuando Mikel Landa, quien necesita recuperar tiempo, un ataque en Izoard de hombres como Kruijswijk, Pinot, Buchmann, Bernal o Thomas podría ser su perdición. Sin embargo el terreno en el Galibier para hacer daño se reduce a los últimos 4 kilómetros de ascensión. Tal y como ha anunciado, Mikel landa intentará lanzar la carrera de lejos:

«Ojalá sea un buen escenario para probarlo desde lejos. Algo intentaremos. Necesitaré al equipo, están enchufados y creo que daremos que hablar»

Por su parte, Thibaut Pinot (Groupama-FDJ), quien parece el escalador más fuerte, parece pasarle la patata caliente a Ineos:

«Quien debe atacar ahora es el Team Ineos con Thomas o Bernal, pues aún tienen tiempo que recortarle. Aún así nosotros no vamos esperar a Val Thorens. Mañana es una etapa larga que al final puede pasar factura».


Imagen destacada y perfiles: Tour de Francia / ASO