Euskadi-Japón-Euskadi, por Egoitz Fernández

Euskadi-Japón-Euskadi, por Egoitz Fernández

15 noviembre 2017 Desactivado Por Eriz Fraile García

Ha anochecido ya. Quedamos a las puertas de uno de los centros comerciales que pueblan la Margen Izquierda de la Ría de Bilbao. Frente a sus puertas, una carretera por la que podría pasar La Vuelta el próximo año. Por detrás, uno de los colosos ciclistas de Bizkaia preside el bello paisaje. Demasiada gente en su interior. Se nota que es festivo. Por ello, nos cuesta encontrar un lugar en el que se aúnen tranquilidad y comodidad. Finalmente, entramos a una de las cafetería.

Apartado de su habitual licra que luce en competición, Egoitz Fernández acude con una camisa. Parece tranquilo. Pese a terminar hace unas semanas su primera temporada como profesional, se le ve habituado a estar ante alguien que le entreviste. Sin más dilación, comenzamos la conversación hablando sobre sus primeros pasos en este deporte. Una época de aprendizaje y feliz, como atestigua la sinceridad con la que responde sonriente.

 

  • Pregunta: Durante tu época amateur, has pasado por tres de los mejores equipos de España (Seguros Bilbao, Lizarte y Fundación Euskadi). ¿Que te llevas de cada una de ellas, tanto positivo como negativo?

 

  • Egoitz Fernández: Aprender ideas para hacerte poco a poco ciclista. Al final son tres equipos muy potentes en amateur, aunque se trabaja diferente en cada uno de ellos. En cualquiera de estos tres, se busca el mismo resultado: ser profesional y sobre todo, hacerte crecer.

 

  • P: Tras quedar 2º en la Copa de España 2015, pasas otro año más como amateur y ganas el Torneo Euskaldun. ¿Pensabas ya en el salto a profesionales durante esa temporada?

 

  • EF: Si. Al final, yo creo que todos los que disputamos esos dos torneos es porque buscamos dar el salto a profesionales. Lo que pasa estos últimos años no es nada fácil lograrlo debido a que hay pocos equipos. Pero bueno, al final siempre existe esa ilusión, sin la que no saldríamos todos los días a entrenar.

Una vez pasados esos buenos momentos, llega el punto más delicado de la entrevista. Ese punto en el que sale el tema de la posible retirada por falta de oportunidades hace menos de un año. “Lo más probable era dejarlo”. Así de tajante se muestra el corredor santurtziarra al recordar ese episodio. Tras quedarse pensando por un momento, no duda en agradecer el apoyo a la Fundación Euskadi y a Pablo Urtasun, su director en este primer año como profesional en el Ukyo.

Según sus propias palabras, “estaba cerca de dejarlo porque no había ofertas sobre la mesa”. Por ello, decido ahondar más en el tema. Una vez colgada la bicicleta, le hubiera tocado seguir planes alternativos. Unos planes que más o menos él tenía claros desde un primer momento. La seguridad en su respuesta le delata. “He estudiado TAFAD y siempre hay más opciones fuera del ciclismo. Te tienes que plantear la vida de otra manera, pero no se acaba todo”. Tras esta reflexión, tomamos el mismo viaje que él hace un año y pasamos a hablar de su estancia en Japón.

 

  • P: Con 24 años, y habiendo corrido muy poco con profesionales, te marchas al Ukyo japonés. Licencia de dicho país, pero amplia representación española. ¿Se nota el cambio a la hora de planificar los objetivos y competir?

 

  • EF: Se nota, se nota. Al final el grupo que estamos aquí intentamos trabajar más como se hace en Europa, sobre todo cuando he coincido con Pablo, que te transmite mucho dentro y fuera de carrera. Luego, en las carreras asiáticas y la manera de trabajar allí es totalmente diferente. Es una cultura distinta, pero poco a poco te vas adaptando.

 

  • P: Una vez en el equipo, logras tu primera victoria profesional en tu 9º día de competición, con tu compañero segundo. ¿Se puede decir que fue un momento de alivio después de lo vivido el invierno anterior?

 

  • EF: Si. La verdad que no me la esperaba. No esperaba pasar a profesionales y ganar en el primer mes. Pero, más que alivio, alegría por ver que el trabajo que llevas haciendo años va dando sus frutos en un nivel difícil como el profesionalismo.

 

  • P: Miras la clasificación y el segundo es tu compañero Yusuke Hatanaka. ¿Pasó algo en el sprint?

 

  • EF: Yo, en principio, estaba trabajando para él. Hubo una caída a 350 metros y yo no sabía si había librado o no. A falta de 200 metros había una curva de 90º, me vi delante y… lo único que hice fue mirar la meta y no parar.

 

  • P: En definitiva, 28 días de competición con: 1 victoria y otras 4 veces en el Top10.. ¿Qué nota le pondrías y que conclusiones sacas de este primer año como profesional?

 

  • EF: Estoy muy satisfecho. No sabría poner una nota, porque eso lo tienen que decir los demás, pero he acabado muy satisfecho. No ha sido una temporada fácil debido al calendario, que no ha sido muy continuó, corriendo prácticamente una vez al mes.

Una mezcla de aprendizaje y suerte en su primera victoria es lo que el propio ciclista destaca de su primer año. Pero, ¿Y cuando ha tenido má libertad de movimiento? Tras una pequeña confusión acerca de sus rivales en el Circuito de Getxo, se suelta y valora su carrera. “Fue impresionante. La verdad que había preparado Getxo y Ordizia a conciencia”. Una vez más, siendo habitual ya en esta entrevista, vuelve a hacer alusión a su director. “Tenía que devolverle la confianza depositada en mí”, comenta en referencia a Pablo Urtasun.

 

  • P: Hablemos de futuro. El año que viene regresas a la Fundación Euskadi. Más experiencia y ahora sí como un equipo Continental. ¿Que esperas de este 2018?

 

  • EF: Sobre todo, seguir con la progresión que llevo, que creo que es buena. Y bueno… haré lo que me pida Jorge Azanza, que le vuelvo a tener como director. Nos conocemos bien los dos e intentaré aprovechar la oportunidad que me han dado de volver a Europa. Así que, toca coger el año con el máximo de ganas que pueda.

 

  • P: En apenas 1 año se ha pasado de tener 4 equipos a tener 6, aumentando los ascensos de ciclistas Sub23 al pelotón internacional. ¿Hubiera merecido la pena esperar un año más como amateur teniendo ahora más posibilidades de elegir?

 

  • EF: Era clave dar el salto este pasado año. De hecho, si no es por la confianza de Pablo, estoy 100% seguro que no seguiría como ciclista. Aparte, este año me ha aportado mucho a nivel personal y deportivo, por lo que creo que era necesario pasar a profesionales.

Una vez analizada su vida en el ámbito profesional, llegan algunas preguntas más generales acerca del futuro del ciclismo de nuestro país. A la hora de responder, se nota que es un tema en el que no está tan involucrado. Por otro lado, sabedor de que en cualquier momento le podría llegar una oferta de los equipos mencionados, comienza a medir sus declaraciones.

 

  • P: Seguimos con los equipos pequeños. Este año, los Continentales podían correr pruebas de la Copa de España y no lo han hecho. ¿Crees que es una oportunidad perdida tanto para los Contis (más días de competición) como para los amateurs (correr con profesionales)?

 

  • EF: Bueno… al final, los Continentales pueden tener esos días extra de competición en Francia y Portugal. Yo creó que si no lo han hecho es porque ningún corredor del equipo se ha quedado sin competir y ha tenido un calendario acorde a su categoría. En cuanto a los amateurs, siempre es un aliciente que corra un equipo profesional y va a hacer que mejores más.

 

  • P: Viendo el escaso calendario Continental que se puede tener en comparado con otros países, ¿Como verias la creación de una Copa Ibérica junto a Portugal para llenar las fechas libres?

 

  • EF: Si fuera una Copa Ibérica con todos los Continentales yo creo que si. Aunque ahora, con el salto de Euskadi-Murias y Burgos-BH a ProContinental, nos quedamos pocos en esta categoría. Por otro lado, podría servir de aliciente para que salieran nuevos equipos y sería una buena idea.

El siguiente paso es hablar del futuro del que será su equipo el año que viene. Tras entrar Mikel Landa como dueño y señor a la Fundación Euskadi, el nuevo objetivo está claro. Llegar al Tour con el propio Landa y ganar lo cuanto antes. Sobre esa posibilidad, no duda en responder que “lo firmaba ahora mismo”, si bien asegura que “hay que ir paso a paso”. En cuanto a la personalidad del alavés, con el que ya ha coincidido en una ocasión, le ve “muy ambicioso como ciclista, y también como persona”.

Pero, ¿Y si se produce un conflicto de intereses que hace que los avances del ciclismo vasco se vayan a pique? De nuevo, se le nota algo incomodo, si bien mantiene en todo momento la cordialidad y la sonrisa en la boca. No quiere disparar aún a quién pueden ser sus socios futuros, pues en un mundo como el ciclismo, crearte enemigos cierra muchas puertas. Como colofón a la entrevista, pasamos a comentar también la posibilidad de la celebración de un Mundial de Ciclismo en Bizkaia. Su alegría hablando el tema lo dice todo.

 

 

  • P: ¿Puede ser un problema para lograr este objetivo que haya dos equipos vascos intentando suceder a Euskaltel-Euskadi?

 

  • EF: Al final, cada equipo está llevando una vía diferente. Antes nos quejabamos porque no teníamos equipos, ahora hay dos… Vamos a ver que pasa y que los directores vean cual es el camino. Creo que lo mejor sería fusionarse más adelante, pero vamos a dejar que corra un poco el tiempo.

 

  • P: Para terminar. Hace apenas unos días se anunció la propuesta de votación en la Diputación de Bizkaia para acoger un Mundial de Ciclismo en un futuro. Aún quedan muchos pasos por dar, pero ¿Sería positivo para el ciclismo vasco?

 

  • EF: Yo creo que si. Tras a los mejores ciclistas del mundo, tanto masculinos como femeninos, y es un espectáculo de varios días. Consigues atraer a mucha gente y creas afición. Sobre todo, sería muy bueno para los chavales que empiezan ahora en el ciclismo ver a las estrellas del momento pelearse en Bizkaia por el Mundial. La verdad, sería cumplir un sueño.

Una vez realizadas todas las preguntas pertinentes, seguimos nuestra conversación. Esta vez, de carácter más informal y tratando temas varios. Al igual que en su forma de correr, la entrevista ha ido de menos a más. Un  comienzo algo dubitativo y serio que poco a poco ha ido evolucionando hacía una conversación entre dos nuevos amigos. Revisamos la hora en nuestros respectivos móviles. Nos percatamos de que se nos ha hecho un poco tarde. Nos despedimos camino del aparcamiento, deseandonos suerte para nuestro futuro.

Imagen destacada: Team UKYO

Eriz Fraile.