Entrevista a Paula Suárez: «Es difícil, pero la primera victoria en carretera puede ser un objetivo»

Entrevista a Paula Suárez: «Es difícil, pero la primera victoria en carretera puede ser un objetivo»

6 agosto 2020 Desactivado Por Eriz Fraile García

Una ciclista que se ha cocinado a fuego lento en la llanura alavesa. A la vez, una ciclista que ya deslumbró a más de uno en las pruebas de CX de Euskadi el invierno pasado. Y, desde hace apenas unos días, la nueva campeona de Euskadi sub23 en línea. Así es Paula Suárez (Vitoria-Gasteiz, 1998), corredora desde la temporada pasada de Laboral Kutxa-Euskadi, equipo femenino de la Fundación Euskadi. En definitiva, esta estudiante de Ingeniería Electrónica Industrial y Automática es una de las promesas del ciclismo femenino vasco.


  • ¿Cómo te sientes después de ser Campeona de Euskadi sub 23? ¿Te esperabas este resultado?

Bien, muy satisfecha. Hasta hace poco no tenía ningún objetivo fijado porque no sabía lo que íbamos a correr, pero cuando salieron las fechas, sí que me puse como objetivo conseguir el campeonato. Sabía que no iba a ser fácil y que no todo dependía de mi, así que tampoco puedo decir que me lo esperase.

  • Esta victoria llega después de tu mejor temporada de CX. ¿Ha tenido mucha repercusión en tu planificación de carretera?

En ningún momento planeamos la temporada de CX como preparación para la de carretera, sino por separado. Es verdad que me ha servido como base para estar bien ahora con el cambio de disciplina, pero creo que las diferencias se están marcando por como ha llevado cada una la cuarentena y las limitaciones de estos meses.

  • En tu caso, ¿Como lo has llevado y como han sido los entrenamientos en este tiempo sin competir?

Creía que lo iba a llevar peor, pero al haber terminado la temporada de CX tan tarde no lo he notado tanto, por lo general. Hablé con mi entrenador e hicimos un planteamiento en el que lo importante era no perder la forma física. Algunos días hacía doble sesión de rodillo, otros descansaba, otros solo una… Al final, se ha hecho bastante ameno.

  • Otros años, tus mejores resultados en carretera han llegado en las últimas pruebas, las más veraniegas. En cierta manera, ¿Te ha favorecido que la temporada comenzara tan tarde?

Es verdad que otros años suelo estar mejor de forma en estas fechas, pero este año me he notado bien desde la temporada de CX. Por eso, creo no hubiera habido mucha diferencia en mi estado de forma actual durante las primeras carreras de la temporada. No sabría decir que hubiera pasado porque no se ha corrido hasta ahora, pero tengo la sensación de que hubiera llegado bien.

  • Si no me equivoco, aún no has ganado pruebas de carretera. ¿Es un objetivo a corto-medio plazo?

Sí. Está claro que nunca es malo obtener una victoria en el Torneo Euskaldun de carretera. Es difícil, pero puede que este sea el año para tenerlo como otro de los objetivos a cumplir antes de que termine la temporada.

  • Siguiendo con el CX, tu salto de calidad en los dos últimos inviernos ha sido muy grande. ¿Que ha cambiado para que lleguen estos buenos resultados?

Desde hace dos temporadas, me he planteado el CX como una temporada más, totalmente independiente de la de carretera. Para empezar, cambié mi preparación y he ido sumando entrenamientos específicos para esta modalidad. Este año, además, he notado aún más el apoyo del equipo en cuanto al material, que es algo fundamental para que todo salga bien en pruebas de CX.

  • En 2019, la Fundación Euskadi lanzó un equipo femenino con la idea inicial  de potenciar a las féminas alavesas. ¿Crees que era necesario tener ese lugar en élite-sub23?

Sí. Yo ya se lo había planteado anteriormente a la presidenta de la Federación Alavesa de Ciclismo, por el hecho de que he tenido que irme a equipos de fuera o, incluso, he corrido en equipos de chicos hasta juveniles. Es cierto que no hay tantas ciclistas como en las otras provincias de Euskadi, pero las que estamos en Álava no merecíamos estar por ahí desperdigadas.

  • Mirando al pasado, has corrido en tres equipos que apuestan mucho por la cantera, como Arabarrak, Sopela y Río Miera. ¿Que aprendiste en cada uno de ellos?

Arabarrak me aportó la base que necesitan todos los ciclistas y estuve con entrenadores que supieron enfocar mi esfuerzo para un objetivo más lejano, porque si no hubiera pasado por allí no creo que siguiera en bici, ya que en cadetes no conseguí grandes resultados. Cuando llegué a Sopela-Ugeraga me involucré mucho más en este mundo y conocí al 100% lo que era el calendario femenino. Río Miera-Meruelo me dio ese empujón para dar un paso más y estar delante. Y, ahora, Laboral Kutxa-Euskadi, me está ayudando a llevar a un fin concreto todas las experiencias previas.

  • ¿Ha cambiado mucho tu mentalidad desde que llegaste a Laboral Kutxa-Euskadi?

Sí. Desde que entré en el equipo noto que soy un poco más combativa. Antes era una ciclista más conformista, que salía a correr con el pensamiento de «que llegue lo que tenga que llegar». Ahora, me tomo todo mucho más en serio y me gusta intentar estar en la disputa de las carreras.

  • Por segundo año consecutivo, Laboral Kutxa-Euskadi ha participado en la Durango-Durango y tu has repetido en el 55º puesto. ¿Que te aporta competir con las mejores del mundo?

Más que nada, nos aporta motivación de ver donde podemos llegar. El año pasado es cierto que no había el nivel de este año, pero me di de frente con la realidad. Esta vez sabía que iba a ser más complicado aún estar delante con las profesionales, pero me sabe mejor el puesto de este año. En definitiva, viene muy bien para saber cual es la realidad del ciclismo femenino.

  • De cara a este invierno, que será tu primero como élite, ¿Que objetivos te marcas para terminar la temporada satisfecha?

Me daría por satisfecha con mantener el punto de forma que tuve el pasado invierno y con ser capaz de progresar un poco más. No me puedo proponer otra vez el objetivo del Mundial, porque es un salto de categoría y sería pensar en dar un paso demasiado grande. Ahora bien, por soñar con ello tampoco pasa nada.


CUESTIONARIO RÁPIDO DE SPRINT FINAL

  • ¿A quién tienes que agradecer haber llegado hasta aquí? A mis padres, que me han acompañado siempre desde que empecé. Pero también a un entrenador de escuelas, Óscar, sin el que seguramente no seguiría en ciclismo.
  • ¿Cuál ha sido tu mejor momento como ciclista? El momento de la convocatoria o el propio Mundial de CX de Dübendorf 2020.
  • ¿Y el peor? Probablemente, alguna pretemporada de cadetes, que llevaba mal no competir y me planteé dejar la bici.
  • ¿Cuál es tu victoria favorita hasta ahora? El Cto. de Euskadi de CX de 2019, en Lezama.
  • ¿Y tu triunfo soñado? Un Mundial élite de CX. Me gustaría más que en carretera por el ambiente que se crea.
  • ¿Has tenido algún ídolo ciclista? Me gusta Mathieu van der Poel por estar en varias disciplinas, pero no tengo un ídolo como tal.
  • ¿Qué carrera te enganchó al ciclismo? La Durango-Durango, que además se acopla bien a mis cualidades.
  • ¿Con quién has entablado una mejor relación en el ciclismo? Mi pareja. El ciclismo ha sido el ‘culpable’ de habernos conocido y es uno de mis mayores apoyos.

Imagen destacada: Eriz Fraile / Sprint Final

Sprint Final. Eriz Fraile (@FraileEriz).